WhatsApp Pink, el nuevo peligro que acecha a los usuarios

WhatsApp Pink, el nuevo peligro que acecha a los usuarios. Se presenta como una opción para cambiar el color de la app de mensajería pero es una versión maliciosa que infecta el móvil con un virus.

No es el primer riesgo para los usuarios de WhatsApp y tampoco será el último. De hecho, las estafas y amenazas a la seguridad son constantes en varios servicios online. Y dentro de la app de mensajería aún más y es el lado negativo de su inmensa popularidad.

Esta nueva amenaza parece superficial porque promete personalización en el color, algo que no es posible de forma nativa en WhatsApp. Por esa razón es que tienta a muchos esta promesa de un tercero de abandonar el verde característico por un rosa llamativo para darle otra identidad al mensajero.

WhatsApp Pink, el nuevo peligro que acecha a los usuarios

Esta estamos frente a un enlace que llega por el propio WhatsApp y que ofrece una forma simple de cambiar de color la app. Sin embargo, lo único que obtendremos será un virus que tomará el control de nuestra cuenta de WhatsApp.

El investigador especialista en seguridad informática Rajshekhar Rajaharia ha advertido a través de su cuenta de Twitter de la nueva amenaza y la llama WhatsApp Pink.

Según explica, no es más que una estafa que se distribuye a través de mensajes dentro de los chats.

No ha brindado muchos detalles excepto la advertencia de ignorar ese tipo de mensajes y bajo ninguna circunstancia darle click al enlace que nos pueda llegar prometiendo instalar el WhatsApp Pink.

Como en otras amenazas informáticas, se corre el riesgo de no sólo perder la cuenta sino que se transforma en un difusor del mensaje malicioso a nuestros contactos y una potencial pérdida de datos personales propios y ajenos.

Colores peligrosos para WhatsApp

La promesa de acceder a un WhatsApp Premium ha sido durante mucho tiempo la base de varias estafas. Poder tomar control y personalizar la aplicación es lo que se ofrece a los usuarios a través de enlaces o aplicaciones de terceros y que, claramente, no son oficiales.

En 2015 apareció circulaba una versión maliciosa que ofrecía un WhatsApp Azul a quienes querían cambiar la apariencia de la app. Sin embargo era un virus que usaba las cuentas para emitir cuestionarios y terminaba suscribiendo a los usuarios a servicios de pago.

Luego apareció otra estafa virtual que prometía WhatsApp Plus, una versión modificada que supuestamente ofrecía funciones ampliadas a sus usuarios y que no estaban en la oficial. La empresa hacía lo posible por bloquear las amenazas pero no fue hasta que fue adquirida por Facebook, que WhatsApp logró deshacerse rápidamente de apps de terceros que ofrecían servicios engañosos.

Donde hay una necesidad, hay un emprendimiento

La piratería informática explota bastante bien las necesidades de los usuarios que siempre demandan más versatilidad en sus apps. Por esa razón es que muchas veces los estafadores utilizan consignas simples -en este caso poder cambiar de color la app- para engañar a los usuarios.

Esto hizo que muchos desarrolladores escucharan los pedidos de los usuarios y ofrecieran eventualmente opciones para personalizar una app. Otros, como los de WhatsApp, se toman su tiempo en implementar cambios en comparación a sus competidores y lo único que se aceleró fue la velocidad de los engaños que llegan a través de la app.

Mientras tanto, WhatsApp advierte sobre riesgos e invita a sus usuarios a ser cuidadosos de sus datos personales.