¿Un teléfono se puede prender fuego? Qué hacer y cómo evitarlo

Un caso reciente ocurrido en Argentina sobre un smartphone que le provocó quemaduras a un joven nos lleva a preguntarnos ¿un teléfono se puede prender fuego? La respuesta es sí y aquí contamos qué hacer y cómo evitarlo.

El caso del joven cordobés ocurrió cuando se quedó dormido con su teléfono en la mano mientras lo cargaba. El equipo se sobrecalentó y el chico sufrió las consecuencias.

¿Un teléfono se puede prender fuego?

Esa es la pregunta que muchos se hacen cuando los medios publican historias sobre smartphones que explotan o arden provocando lesiones o incluso muertes. Eso fue lo que como sucedió hace unos meses en Kazajistán a una adolescente de 14 años, quién falleció cuando su celular explotó mientras lo cargaba y lo tenía bajo su almohada.

El presidente de la plataforma Mobi doc, Martin Sterenstein, explicó que “estos son casos aislados y cuanto más avanzado es el equipo, más seguridad tiene, ya que no se prende fuego aunque suba su temperatura”. En declaraciones al programa radial Córdoba al Cuadrado, el titular de la empresa dedicada al servicio técnico de celulares aseguró: “Estos son generalmente problemas que sufren los usuarios con celulares inteligentes que están certificados desde el exterior y son ingresados al país por los propios usuarios” aunque también afirmó que “las fallas del aparato pueden venir de fábrica y te toca por mala suerte”.

Por qué puede arder un smartphone 

Cuando alguien pregunta ¿Un teléfono se puede prender fuego? No solo la respuesta es afirmativa sino que también hay que saber por qué sucede.

Lo más importante es saber que es algo que no sucede a menudo pero cuando ocurre se debe al recalentamiento de la batería del teléfono.

Las baterías actuales son de ion litio, lo que las hace inflamables. Sin embargo no sólo esa condición hace que se sobrecalienten o exploten. La mayor parte de las veces hay una combinación de factores y muchos tienen que ver con cómo tratamos al equipo. Exposición al calor, golpes o sobreexigencia son algunos de los factores que terminan provocando problemas.

Así queda un teléfono cuando su batería se sobrecalienta y explota

También muchos expertos recomiendan no usar cargadores genéricos o que no son de la misma marca que el teléfono. Los ciclos de carga no se realizan de la misma forma cuando se usa un cargador que no creado especialmente para ese equipo. Sabemos que usar originales tiene un precio más elevado pero es menor que pagar por un cambio de batería o, en el peor de los casos, por un smartphone nuevo en caso de inconvenientes.

También aquí es importante aclarar que además de ser casos aislados, muchas veces el usuario no es responsable de la tragedia ya que un defecto de fábrica puede incidir para que el equipo termine en llamas. El ejemplo de baterías que explotan fue icónico con el caso de 2017 del Samsung Galaxy Note 7.

Qué se debe hacer y cómo evitarlo

  • En caso de que tu teléfono se caliente mucho hay que apagarlo. Esto ayudará a que baje la temperatura. Así se evita que el equipo siga trabajando y exigiendo a la batería.
  • No ignorar el problema si se repite y llevarlo a un servicio técnico. Si se repite constantemente la subida de temperatura es que algo anda mal.
  • No usar cargadores genéricos y utilizar siempre el que viene originalmente con el equipo. Los alternativos desgastan la batería y en casos extremos la llevan al sobrecalentamiento
  • No utilizar el equipo cuando se está cargando. Hay que dejarlo en reposo al cargar o al menos evitar darle muchas tareas que lleven a la batería a subir la temperatura por el uso.
  • Evitar dejar el teléfono cargando más tiempo del necesario. Los smartphones cortan la carga al alcanzar el 100% pero igualmente se evitan inconvenientes si se lo desenchufa al completa el ciclo.
  • Cargarlo en un lugar aislado y sin altas temperaturas. Parece una obviedad pero lo mejor es dejar que el teléfono se cargue en un ambiente ventilado sin calor alrededor.
  • Alejarlo de objetos inflamables. Esto evita que un sobrecalentamiento del teléfono derive en un incidente mayor. Por eso no es aconsejable dejarlo sobre la cama.