Crean un brazalete que impide que tu móvil espíe lo que dices

Crean un brazalete que impide que tu móvil espíe lo que dices y es algo que quizá pueda resultar muy útil en la actualidad.

En realidad, no sólo somos víctimas de espionaje del nuestro smartphone sino también de otros dispositivos que nos rodean tanto en casa como en el trabajo.

Sólo hay que mirar alrededor para descubrir que, al menos, nuestro ordenador o PC tiene un micrófono y también nuestro TV además del móvil. Todos ellos tienen la capacidad de escuchar y grabar lo que decimos para luego transformarse en información que se utiliza para varias cosas, entre ellas vendernos productos.

En ese contexto nace este prototipo para combatir este espionaje y suena interesante.

Un brazalete impide que tu móvil espíe lo que dices

El dispositivo es un desarrollo de científicos de la Universidad de Chicago, en Estados Unidos. El brazalete tiene la particularidad de ser ultrasónico y esa capacidad impide que los micrófonos integrados en los dispositivos puedan escuchar las conversaciones.

¿Cómo funciona? El brazalete utiliza ultrasonidos que son imperceptibles para nuestro oído pero que sí son detectados por los micrófonos internos de los dispositivos. De esa forma cuando un equipo detecta una voz y comienza a grabarla también capta el sonido del brazalete y eso interfiere en el proceso.

Según explicaron, la interferencia “arruina” la grabación y no permite que se grabe voces en forma pasiva.

También detallaron que se eligió la forma de un brazalete por sobre otras posibilidades, debido a que el movimiento natural de los brazos hace que el bloqueo sea multidireccional y bloquee incluso hasta micrófonos ocultos.

En su apariencia experimental no se lo ve cómodo ni bonito, pero se espera que todo eso cambie si llega a comercializarse.

Un problema creciente

El servicio de asistentes de voz está cada vez más presente en gran cantidad de dispositivos inteligentes. Además de los móviles y los TV, también están los relojes, los parlantes y los dispositivos creados especialmente para escucharnos como el Alexa de Amazon, El Home Assistant de Google o el HomePod de Apple.

Todos ellos permiten que hagamos acciones con solo decirlo y sin tocar ningún botón. Sin dudas es una ayuda y un avance tecnológico importante. Sin embargo también estos dispositivos nos escuchan para conocernos y el problema es que no sabemos bien qué hacen con la información que recopilan.

En principio, el principal problema es que la seguridad de nuestra privacidad está en riesgo. Google, Amazon y Apple el año pasado tuvieron que introducir modificaciones en sus servicios para garantizar que no grabarían conversaciones sin autorización ni venderían la información.

El escándalo estalló cuando admitieron que grababan charlas con el fin de entrenar a su Inteligencias Artificial para que aprendiera cómo hablan las personas y entender mejor las órdenes de voz.

Actualmente los aparatos piden permiso al usuario pero para muchos expertos la autorización no es suficiente para garantizar que no habrá un abuso de confianza.

Por todo esto es que los científicos desarrollan dispositivos como este brazalete. Según explicaron: «Protegen a los usuarios contra el potencial compromiso o mal uso de los micrófonos en la era de los dispositivos inteligentes basados en la voz». Así, a pesar de su curiosa apariencia, un brazalete que impide que tu móvil espíe lo que dices es una buena herramienta.