#TecnoFácil: 5 errores que todos cometemos con nuestros navegadores y cómo evitarlos

nada

[dt_gap height=”10" /]

Frecuentemente solemos olvidarnos de que el navegador de Internet, cualquiera de ellos, es la pieza de software más importante de las computadoras hoy día. Ya sea que pasemos horas visitando sitios de entretenimiento o si principalmente utilizamos la web para trabajar, el explorador necesita hacer uso de sus capacidades en estado óptimo, algo que no siempre se condice con los problemas que aparecen por su mal uso.

Pérdida de información, configuraciones erróneas y riesgos de seguridad suelen ser las equivocaciones más comunes entre los usuarios de Chrome y Firefox. Hoy vamos a revisar cuales son estos pasos mal dados y te vamos a enseñar cómo mantener tu navegador funcionando de manera correcta.

[d[dt_gap height=”10" /]p>

No poseer copia de seguridad del programa

Nunca se nos ocurre pensar que el explorador tiene datos que queramos resguardar ante un problema, pero la realidad es que estas aplicaciones almacenan muchísima información que nos resulta invisible, pero que al perderla implica graves problemas. Nuestras páginas en favoritos, los usuarios y claves que el programa recuerda, las preferencias específicas para algunos sitios y los complementos que facilitan ciertas tareas son ítems que nos convendrá mantener asegurados. Tanto Chrome como Firefox incluyen un servicio de cuenta que mantiene la información del usuario en permanente sincronización con los servidores del fabricante del programa.

Tanto en Chrome como en Firefox se nos propone crear una cuenta para la sincronización la primera vez que iniciamos los aplicativos en nuestras PCs. Si ya desestimamos este mensaje y no sabemos como volver al apartado que nos permite configurar esto lo que haremos es hacer clic en el botón de las tres rayas horizontales que ambos navegadores tienen en la esquina superior derecha, desde allí accedemos a “Iniciar sesión en Chrome” o “Conectarse a Sync” en el caso de Firefox. Aquí dejamos una imagen a modo de ejemplo.

[dt_[dt_gap height=”10" /]

010101

Ambos navegadores cuentan con servicios de sincronización entre sus preferencias.

[dt_ga[dt_gap height=”10" /]p style="text-align: justify;">Una vez que hayamos configurado el servicio de copia los navegadores mantendrán todo el estado de nuestras preferencias, marcadores y páginas del historial en permanente sincronización con los servidores de Google o Mozilla. Si alguna vez debemos reinstalar la máquina con volver a ingresar las credenciales el navegador automáticamente regresará al último estado en el que estuvo conectado.

[dt_gap [dt_gap height=”10" /] style="text-align: justify;">No usar alguna protección para los datos almacenados

Una de las grandes conveniencias que los nuevos navegadores han traído en los últimos años es la capacidad de recordar información de manera autónoma. De esta forma al ingresar a muchos sitios donde existen formularios de inicio de sesión o de campos de datos comunes el browser puede completar nombres, direcciones, usuarios y claves sin ningún inconveniente.

El problema de utilizar estas funciones de “recordar la contraseña” es que cualquiera que se siente en la PC, aunque sea por un momento, puede ver los datos almacenados, y ganar acceso a páginas privadas nuestras, como Gmail, Hotmail o los portales de redes sociales.

Tanto Firefox como Chrome ofrecen opciones para asegurar esta información. En Firefox vamos a OPCIONES > Seguridad y tildamos la opción “Usar una contraseña maestra”. El programa nos solicitará crear una nueva clave que sólo nosotros deberíamos conocer. Una vez ingresada queda configurada la protección. Cada vez que alguien abra el navegador en nuestra computadora podrá utilizarlo con normalidad pero al intentar acceder a sitios que requieran de la info privada del propietario Firefox solicitará la contraseña maestra.

00001

La configuración de usuarios adicionales con restricciones permite aislar el acceso a nuestro perfil y controlar que utilizan de Internet los más chicos.

En Chrome esto se conoce como Usuario Supervisado. Podemos ir a CONFIGURACIÓN > Otros Usuarios y agregar cuentas que deban respetar ciertas reglas (como no poder agregar complementos o cambiar opciones) y tendremos la posibilidad de restringir el acceso a ciertos sitios que nosotros elijamos.

[dt_gap he[dt_gap height=”10" /]tyle="text-align: justify;">Sincronizar demasiados datos

En el primer punto revisamos cómo mantener copia de seguridad de toda nuestra información en permanente sincronización con los servicios web de las empresas que fabrican los navegadores como Chrome y Firefox. Pero ojo, no siempre está bueno permitir la sincronización de datos.

Por ejemplo: mi navegador Chrome recuerda todas mis claves de sitios web que utilizo frecuentemente, como Gmail, Facebook, Twitter y decenas de otros, pero esto es en la computadora de mi casa, la verdad no tengo la intención de que el navegador traiga esos datos a otros equipos, pero si me gusta tener la posibilidad de sincronizar mis marcadores con la compu del trabajo. Eso me permite tener mis sitios favoritos a mano, pero sin traer mi historial o claves.

Ambos navegadores poseen un panel desde donde personalizar la sincronización que habíamos dejado configurada (y que de manera predeterminada copia todos los datos contenidos). En Chrome vamos a CONFIGURACIÓN > Configuración Avanzada de Sincronización y en Firefox iremos a OPCIONES > Sync

[dt_gap heig[dt_gap height=”10" /]="attachment_37415" style="width: 840px" class="wp-caption aligncenter">sync_settings

Mediante la configuración de sincronización selectiva podemos elegir que cosas el navegador mantiene copiada con los servicios web.

[dt_gap height[dt_gap height=”10" /]="text-align: justify;">Instalar extensiones fraudulentas infectadas con virus

Cuando hablamos del navegador de Internet como pieza central de software en las computadoras debemos recordar que estos programas son los primeros en ser atacados en Internet para lograr que el usuario haga ingresar código malicioso al sistema, lo que puede poner en riesgo no solo el buen funcionamiento de la máquina sino que también compromete todas las claves y datos de acceso que el explorador conozca, agravando aún más la situación.

¿Cómo se meten los virus al navegador y de ahí a la máquina? Tanto Chrome como Firefox soportan pequeñas aplicaciones, conocidas como extensiones o complementos, que nos permiten obtener funcionalidades adicionales a las que trae el programa de fábrica. Por ejemplo, yo tengo el complemento de la Real Academia Española. Después de instalarlo aparece un pequeño ícono en la barra del navegador, al que si clickeo puedo tipearle una palabra para que me dé su definición y conjugación. Muy útil, ¿no? Bueno, de la misma forma que se instalan complementos que nos ayudan a realizar tareas con el explorador también existen aquellos que meten virus a las máquinas y arruinan por completo al sistema.

¿Cómo los identificamos? Suele ser muy fácil. Si bajamos extensiones desde las tiendas oficiales de Firefox y Chrome es poco probable que nos encontremos con complementos que contengan virus. Lo más común suelen ser aquellos sitios de videos, juegos y demás elementos multimedia que nos exigen instalar un plugin o agregado al navegador para poder disfrutar de la página, caso contrario no accederemos al contenido que ofrecen. Esto suele ser una estafa, y si bien es cierto que el video o juego puede accederse, luego de instalar lo que nos piden la computadora es infectada y el sistema comienza a funcionar erráticamente.

[dt_gap height=[dt_gap height=”10" /]tachment_37416" style="width: 840px" class="wp-caption aligncenter">barra_Chrome

Un clásico pedido de instalación de una extensión maliciosa.

[dt_gap height=”[dt_gap height=”10" /]xt-align: justify;">Sobrepasar la cantidad coherente de extensiones y complementos

Instalar muchas extensiones, aún cuando estas son útiles y no tienen virus, es perjudicial para el navegador. ¿Por qué? Porque cada uno de estos complementos es un aplicativo que funciona en nuestro sistema, consumiendo memoria y CPU cada vez que abrimos el explorador, aún cuando no estamos usando la extensión en cuestión.

Si no prestamos atención a la cantidad de agregados que sumamos a Chrome o Firefox la situación puede salirse de control y de repente notaremos que al programa le cuesta realizar incluso las tareas más básicas, poniendo lenta la compu y muchos casos hasta colgando por completo al navegador.

Para revisar que extensiones tenemos instaladas

En Chrome vamos a las líneas de opción que se encuentran en la esquina superior derecha y presionamos el menú Más Herramientas > Extensiones. Cuando ingresemos se abrirá una nueva pestaña desde donde podremos activar y desactivar cada complemento.
En Firefox hacemos clic en las líneas de opciones que se encuentran en la esquina superior derecha y al presionarlas veremos un menú desplegable. Presionamos sobre el botón COMPLEMENTOS y desde allí visualizamos los agregados instalados.

Comentarios

comentarios

Related Posts

¿Cómo protegerte del fallo en las redes WiFi?
Cómo instalar en Chrome las mejores apps de Android
Evita que te espíen a través de tu webcam
Guía para eliminar tu cuenta de Gmail por completo: paso a paso
¿Por qué no deberías publicar tus pasajes de avión?
¿Cómo saber si sos vulnerable a BlueBorne, el nuevo malware que acecha a tu celular?