Instagram: el contenido de tu cuenta privada puede ser visto por todos

Para mayor seguridad y privacidad, varias han optado por hacer privadas sus cuentas de Instagram; solo quienes hayan solicitado permiso de seguimiento pueden ver el contenido que publicas en el muro y en las Stories. Bueno, al menos así debería ser. Saltar este mecanismo de protección es posible.

Cualquier seguidor, con cierta mala intención, puede compartir los que publicas para tus íntimos. Tan solo obteniendo la URL directa de las fotografías, videos e Stories puede viralizar tu contenido en tan solo segundos. Todo sin que puedas hacer nada al respecto; no existen medidas para evitar que esto ocurra.

El sitio The Verse fue el que informó sobre esta falla de seguridad encontrada en Instagram, la cual también se encuentra presente en los perfiles privados de Facebook. Detalla que incluso las fotos y vídeos que eliminas de tu perfil pueden seguir visibles para todos, pues el enlace secreto les da acceso directo al servidor.

Asimismo, todo el contenido de tus Stories, que normalmente tienen vigencia por 24 hs, puede ser sustraído. El material sigue vigente en los servidores de la red por varios días.

 

Así pueden compartir tu contenido privado sin tu permiso

Instagram
Por lo que venimos comentando, queda claro que solo un usuario con permiso de seguimiento a la cuenta privada puede viralizar el contenido. El seguidor solo necesita tener conocimiento mínimos en HMTL y tener acceso a un ordenador para poder ingresar al perfil desde allí.

Cuando mencionamos que tiene que tener un conocimiento mínimo, es súper mínimo. Todos los navegadores web cuentan actualmente con la opción de “Inspeccionar” si hacen clic derecho sobre un determinado objeto en la pantalla. Tan solo eso se requiere para sustraer el link directo de una cuenta privada de Instagram.

Una vez abierto el apartado de inspección, que puede abrirse debajo o al costado, el usuario se dirige a la opción Network. Allí busca el enlace de la imagen/vídeo con la terminación “IMG”. Después, solo le queda copiar la URL para poder compartir el material con quien desee.

Por supuesto, el procedimiento incluye la opción de bajar directamente las fotos y vídeos al ordenador. Tan solo deben abrir en enlace directo de la publicación en el navegador y hacer clic derecho para que aparezca la opción de descarga.

 

La precaución es el único remedio

Instagram

Conocido el mecanismo, queda en manos de los dueños de la cuentas privadas deducir luego quién de sus seguidores pudo compartir su publicación. Si es una cuenta familiar de Instagram, puede ser fácil dar con el culpable; todos se conocen. Sin embargo, si se ha dado lugar a varios desconocidos puede ser una difícil tarea.

La precaución es la única barrera de protección con la que cuenta el dueño de la cuenta. No puede conceder permiso de seguimiento a desconocidos, o viejos compañeros de escuela. Lo aconsejable, en caso de querer compartir material con extraños, es tener otro perfil, de Instagram, uno que sea público.

Dentro del pedido de precaución se incluye el hecho de tomar conciencia sobre lo que se publica en la red. Si realmente no quieres que cierto vídeo o fotografía íntima no circule por internet, no lo subas a ninguna red. Por más promesas de privacidad que den.

Demás decir que también existe la posibilidad de que los seguidores hagan capturas de pantalla desde sus celulares. En instantes pueden tener tus fotos, y con un poco más de tiempo tus vídeos. Existen aplicaciones para grabar contenido de las pantallas.

Nuevamente: No le den permiso a extraños ni a parientes poco confiables.

 

También le puede interesar:

 

Comentarios

comentarios

Related Posts

Aprende a crear y configurar tu propia red VPN en tu casa
Instagram
Instagram eliminó la pestaña “Siguiendo” y mejora su seguridad
selfies hot
Selfies HOT: cómo evitar que se filtren
instagram
Una nueva función de Instagram le pone freno a los “haters”
Zine
Esta herramienta convierte tu perfil de Instagram en página web
emotet
Volvió Emotet: el troyano bancario inició un ataque global