Sacate el miedo al Home Banking, aprendé a operar en línea

nada

[dt_gap height=”10" /]

Para las generaciones más nuevas la banca por Internet es algo común. Un sitio web, todas las transacciones. Pero para quienes nunca estuvieron acostumbrados a estos métodos, el Home Banking es un territorio desconocido y problemático.

¿Por qué suele ser más difícil operar un sitio bancario que otras páginas? Generalmente muchos usuarios temen a la utilización de estas páginas por todas las consideraciones de seguridad que deben tenerse al gestionar dinero vía Internet, y a esto se le suma la complejidad que muchas entidades bancarias adosan a la autenticación de cada cuenta.

Pero usar Home Banking tiene sus claros beneficios, y todas las personas deberían tomar provecho de esto. ¿Qué podemos hacer con la banca vía Internet?

[d[dt_gap height=”10" /]p>

Evitar colas en centros de pago: ¿No te molesta hacer una cola larguísima, a veces por más de una hora, para poder pagar una o dos facturas de servicios? Con el Home Banking esta molestia se termina para siempre. Sólo tenés que ingresar los datos requeridos por el sistema en la página web y en segundos pagaste todo, sin moverte de tu casa. Un recibo te llega por correo electrónico y la transacción figura en tus historiales de cuenta ante cualquier eventualidad por la cual debas presentar un comprobante.

Transferir dinero se convierte en una operación más segura: Aún hay muchas personas (sobre todo las más grandes) que recurren al tradicional método de llevar los valores encima para pagar a alguien un servicio prestado o prestar dinero. Transferir dinero a un tercero mediante el sistema en línea de un banco evita perder la plata o ponerla en riesgo cuando estamos en la vía pública.

Las operaciones con débito suelen tener descuentos: pagar con la tarjeta de débito suele acarrear un descuento impositivo sobre el IVA. A esto podemos sumarle ahora el Home Banking, ya que varias empresas prestadoras de servicios como Internet, teléfono y televisión por cable aplican descuentos si el usuario opta por debitar de forma automática el importe de su factura todos los meses.

Llevar un control de tus transacciones es mucho más fácil: el banco en línea permite acceder a un historial integrado de todas las operaciones que el usuario realiza con sus tarjetas de débito y crédito, así como los pagos y transferencias realizadas en cajeros. Esto nos permite tener un mayor control de nuestros valores y evitar tener que ir físicamente al banco para averiguar datos que están al alcance de una PC.

[dt_[dt_gap height=”10" /]

Un ejemplo de un portal de banca en línea. En la imagen se pueden visualizar los registros de todas las transacciones por fecha y monto y la posibilidad de descargar un comprobante de estos movimientos.

Un ejemplo de un portal de banca en línea. En la imagen se pueden visualizar los registros de todas las transacciones por fecha y monto y la posibilidad de descargar un comprobante de estos movimientos.

[dt_ga[dt_gap height=”10" /]p>¿Tenés que cargar el celular? ¡Home Banking! Hasta la recarga de crédito en tu smartphone se puede hacer mediante la página del banco. Cada entidad tiene su método, pero es tan fácil como ingresar el número de destino, la empresa prestadora y el monto que deseamos ingresar en crédito. En segundos vas a tener los valores agregados a tu cuenta móvil. Incluso podés cargarle el celular a un familiar o amigo, y cada carga es un gasto único que no se va a repetir a menos que vos decidas hacerlo manualmente.

Realizar Inversiones: casi todos los bancos permiten realizar inversiones mediante los sistemas en línea al que acceden los clientes. Constituir un plazo fijo, comprar bonos y acciones u obtener cotizaciones de divisas están a un clic de distancia.

Beneficios propios de cada entidad: usar el Home Banking adicionalmente puede significar beneficios como premios y participación en sorteos. Las entidades bancarias suelen ofrecer a sus clientes algunas de estas conveniencias por operar de manera directa en la página, y no yendo físicamente a la sucursal.

[dt_gap [dt_gap height=”10" /]ng>

¿Es riesgoso operar mi dinero vía Internet?

Toda situación tiene su riesgo, pero al igual que aprendiste a tener cuidado en la calle y no hablar con extraños podés aprender a mantener tu seguridad en línea. Una vez que comprendas los aspectos más elementales de trabajar con una computadora y la web de tu banco vas a ver que no es tan difícil.

La compu no tiene que tener virus: una de las amenazas más comunes para nuestras operaciones bancarias en línea es la infección de la computadora por parte de virus y programas maliciosos. Deberías recurrir a un técnico para asegurarte del buen funcionamiento del sistema operativo de tu PC. Solicitá la instalación de un antivirus en caso que tu computadora no posea uno. Los antivirus son programas que analizan todo lo que sucede con la PC y resguardan al equipo de amenazas de Internet. Nunca son 100% fiables, pero su presencia colabora ante estos riesgos.

bbva-falso

Un clásico ejemplo de un e-mail falsificado donde se le pide al usuario activar nuevamente su línea bancaria.

Mantené una buena clave de seguridad con tu banco: todos los sistemas de Home Banking nos guían en el proceso de apertura de una cuenta, y nos piden crear una contraseña para acceder. Si bien para los usuarios es molesto tener que recordar claves complejas, esta es la situación más importante en la que tenés que elegir una contraseña buena. No uses datos que se relacionen a tu persona, como cumpleaños, fechas significativas, nombres de parientes y preferencias deportivas. Tu clave debe ser algo aleatorio, que te sea posible recordar, que tenga más de 6 caracteres, que incluya mayúsculas, minúsculas, números y si tú banco lo permite algún símbolo. Es molesto para muchos, pero esa clave es la protección de tu dinero. Tampoco la anotes en ningún lado, es necesario que la recuerdes.

Tu banco NUNCA va a enviarte un e-mail o mensaje pidiendo datos. Es el tipo de estafa más popular de esta época. Te llega un e-mail que supuestamente es de tu banco, tiene el logo y el formato de los correos que normalmente recibís de la entidad, y posee algunos de tus datos personales. En el e-mail se te indica que por algún motivo es necesario actualizar tu información de seguridad, y si no lo hacés te van a suspender la cuenta, las tarjetas y en algunos casos dice que van a congelar tu dinero. Son 100% falsos, siempre. Nunca un banco te va a pedir información personal por correo electrónico. Nunca hagas clic en ninguno de estos correos electrónicos, por más real que parezca ser. Llamá al número de atención al cliente de tu entidad bancaria y explícale a un asesor lo que sucede, ellos te van a poder indicar si el correo es fidedigno y si hay o no un problema con tu cuenta.

Aprendé a identificar cuando una web es segura. Las páginas de internet que requieren traficar datos privados de sus usuarios se protegen por distintos métodos y uno de ellos es algo llamado “certificado digital”. Esto significa que la página web en su dirección muestra https:// en lugar de http solo. La adición de esa S significa “seguro” y el navegador mostrará un pequeño candado, por lo general de color verde, para establecer que el sitio web ha verificado su identidad correctamente. Las páginas fraudulentas no presentan esta comprobación de identidad y si intentan identificarse con un certificado inválido el navegador lo advertirá con una alerta previa a ingresar al sitio, al igual que un símbolo rojo sobre el candado de seguridad.

HomeBanking3

A la izquierda un sitio con un certificado digital inválido, que imita ser un banco. A la derecha el sitio geniuno con su certificado digital correctamente validado en color verde.

 

Comentarios

comentarios

Related Posts

¿Cómo protegerte del fallo en las redes WiFi?
Evita que te espíen a través de tu webcam
¿Por qué no deberías publicar tus pasajes de avión?
¿Cómo saber si sos vulnerable a BlueBorne, el nuevo malware que acecha a tu celular?
Aplicaciones para celular
Aprende a protege tu celular con estas 5 apps
Qué app descargar en Android para navegar mucho más rápido