Cómo internet nos cambió la vida sin darnos cuenta

nada

[dt_divider style=”thick” /]

Me parece que hubiese sido ayer, 10 AM y yo corriendo al videoclub. Sí, me había olvidado de devolver la película que habíamos alquilado hacía ya dos días. Cuando se abría el negocio dependía de la buena o mala onda que ese día tuviese Marcelo, el chico que atendía el videoclub de cobrarme o no el día extra que la había tenido. La última vez creo que pagué $3 de multa.

Claro, para algunos de ustedes esto debe parecer una historia relatada por un dinosaurio,  en blanco y negro y sin sonido. Si, las épocas cambiaron mucho. Ya existen generaciones que no saben lo que es alquilar una película o grabar canciones de la radio.

Dando lugar al pensamiento de que estoy viejo a mi corta edad de 30 años me puse a pensar en todo eso que la Internet reemplazó para todos. Lo curioso de hacerlo fue no el hecho de lo que cambió en sí, sino que haya pasado sin darnos cuenta.

¿Se animan los jóvenes y “vejetes” a recorrer conmigo?

 

Los CD y DVD físicos

blank-mediaYa no los vemos mucho. De hecho las notebooks más modernas ni siquiera incluyen una lectora. Cuando a fines de los noventa el CD empezaba a verse opacado por la llegada del DVD todos anticipábamos lo genial de alquilar películas en este formato que incluía calidad HD (720p, no el mismo Full HD que tenemos ahora). Poco sabíamos que sin darnos cuenta terminaríamos viendo películas Online, sin necesidad de movernos de nuestro hogar.

No fue solo el cine, también el mundo de la música cambió gracias a Internet. Desde que apareció el primer reproductor MP3 la muerte del CD estaba anunciada. iTunes, Google Music, XBOX Music y tantos otros terminaron por encantar en facilidad y conveniencia el consumo de medios, dejando a los discos físicos en el olvido.

Hoy Spotify es el rey de la música online. Con más de 60 millones de usuarios en 58 países la plataforma no para de crecer permitiendo llevar incontables bibliotecas de canciones en el  bolsillo.

 

El papel (y las fotos en papel)

fotos“Tiene que enviar un fax a…” era de lo más molesto que podíamos escuchar. Claro, tener un papel físico solía ser importante. Aun cuando el papel sigue estando presente en nuestras vidas es incontable el alcance que tuvo la red de redes para reemplazar con archivos digitales lo que antes se imprimía en tinta y se pasaba de máquina en máquina.

Las fotos fueron parte de esta revolución digital. Para los lectores más puber que tenga esta nota sepan que sacar fotos hace tan solo 15 años era un proceso bastante manual. Teníamos una Cámara que lo hacía sí, pero antes de sacar fotos en un cumple por ejemplo había que ir a comprar un rollo, que era un cilindro negro que metíamos en el aparato para que este pudiese inmortalizar la vida en imágenes. Cada rollo sacaba 16, 24 ó 36 imágenes y eran caros. Había que pensarlo dos veces antes de desperdiciar una foto. La selfie no existía y una vez agotada la capacidad del rollo lo llevábamos a un lugar donde en 3 ó 4 días las tenían reveladas. Había lugares ultra top que lo hacían en 1 hora. 

Tan irreverentemente loco es este mundo smart que hoy con celulares capaces de retratar hasta el más pequeño de los detalles elegimos Instagram que trata de emular el look que tenían en ese entonces las fotos con las cámaras analógicas.

Claro que todo este este papel que ya no se usa se traduce en bits y pixeles, que en algún lado tienen que ser almacenados. El gran negocio latente de empresas como Apple, Google, Microsoft y Dropbox entre otras es vendernos lugar para almacenar nuestra vida digital. Pensemos que solamente en Argentina se cargan 360 millones de imágenes mensuales a Facebook, y no las cargamos todas. El almacenamiento local está desapareciendo poco a poco. Los celulares tienen solo 16 GB en muchos casos, las Tablets lo mismo y aun cuando podemos comprar tarjetas MicroSD y discos externos nuestra vida ultra conectada hace que tener las cosas en un solo aparato sea lo más inconveniente del mundo, la nube comienza a ser una necesidad moderna.

 

Las salidas y los viajes

FOLDED-PAPER-MAP1Ir al cine hace 15 años significaba ir físicamente a sacar la entrada al lugar. Y si era un estreno… andá temprano. Hoy día desde el smartphone y con un toque compramos las entradas, el pochoclo y la gaseosa, se estima que un 22% de los espectadores ya hacen todas las transacciones online. Todo nos espera en la puerta a la hora de la función. Así si de conveniente.

Salir en general cambió gracias a Internet. Antes de ir a un restorán, a un boliche o un bar… Google. Todos tenemos al alcance de nuestras manos toda la información, imágenes, reviews, comentarios y noticias sobre el lugar que iremos. ¿Está bueno? ¿Se come bien? ¿Es caro? En el mundo pre Smart no había otra que ir y experimentarlo. Hoy la decisión tiene más poder que nunca, porque es una elección mucho más inteligente e informada que antes.

Viajar incluso es una experiencia nueva. A veces miro el GPS en el iPhone y pienso… wow, ¿cómo hacía mi viejo para viajar? Esos mapas de papel que difícilmente podían actualizarse y contaban solo con los datos turísticos que habían podido incluirse hoy día ya no existen. Ahora nosotros mismos somos y hacemos el mapa. Vistas en 3D, etiquetado de lugares de interés, comentarios, fotos, tags inteligentes, estado del tránsito incluso. Ir de viaje implica empezar a viajar antes de salir.

Sí, Internet nos cambió la vida. La hizo distinta. Pero ¿Es mejor? Creo que eso sería una combinación larga de una respuesta compleja, que siempre será debatible. Yo voy a elegir decir que sí, que es mejor. Internet puede entretenernos, facilitar una película, una entrada de cine o encontrar una canción. Todas cosas convenientes ciertamente, pero no determinantes. Pero Internet sobre todas las cosas, nos dio acceso. Acceso a un mundo de información que nuestros padres y abuelos nunca soñaron, acceso al poder de saber lo que pasa en cualquier parte del mundo, a cualquier hora, a cualquier persona. Internet abrió la puerta a un mundo que definitivamente puede ser mejor. Depende de nosotros ser lo suficientemente smart.

 

 

 

Comentarios

comentarios

Related Posts

Te traemos los mejores wearables para que disfrutes tus deportes
leer artículos sin internet
Guardar una web y leerla sin falta de internet
Aprende a navegar de forma anónima y protege tus datos en internet
YouTube
Te enseñamos a medir tu consumo de datos en YouTube
Utiliza las mejores herramientas para verificar tu conexión a internet
Specdrums, tecnología, colores y ritmo en la punta de tus dedos