Android vs. iOS ¿Cuál es el sistema más seguro?

nada

[dt_gap height=”10" /]

Resulta muy complejo para un nerd como yo escribir una nota así. ¿Por qué? Porque conozco el paño, y sé que habrá controversia. Estoy dirigiéndome a una comunidad de fundamentalistas técnicos que adoran su iPhone o su Android y defenderán hasta las últimas consecuencias la superioridad del producto que han elegido, por los motivos que fuesen.

En temática casi de blog quisiera antes que nada presentarme, mucho gusto, soy Rodrigo. Trabajo en sistemas desde hace algo de una década, uso Windows, Linux, Mac, iOS, Android, Windows Phone y hasta el infame Internet Explorer. Un poco de todo pasa por mis manos y tengo mis reservas sobre cada producto.

¿Cómo nos ponemos a hablar sobre cual de estos dos productos es más seguro? Creo que la manera más justa de hacerlo es describiendo a cada uno por separado y dejar que el lector decida que cree que es mejor, de paso no pecaré en subestimar la opinión de ustedes al decirles “este es mejor que aquel”. A quienes sean lectores con conocimientos técnicos avanzados les pido por favor tengan la entereza de comprender que ciertas explicaciones estarán algo simplificadas, ya que sumergirnos en detalles técnicos (como explicar el proceso de trabajo de una API) van a ser confusos y aburridos para la mayoría de los otros lectores. Vamos entonces…

[d[dt_gap height=”10" /]p>

iOS

5zlgudvEl sistema operativo iOS es un desarrollo propio de Apple y sus siglas representaban originalmente “iPhone Operating System” (Sistema Operativo de iPhone). Cuando la empresa expandió su mercado y produjo los reconocidos iPad y iPod Touch decidió abreviar este largo nombre y estandarizarlo para que fuese acorde a cualquier dispositivo. iOS es un sistema totalmente cerrado, esto quiere decir que Apple controla el 100% de las cosas que pasan sobre el territorio digital. Todas las aplicaciones tienen que ser si o si instaladas por medio de la tienda oficial. ¿Qué hay en la tienda? Sólo lo que Apple aprueba dentro del ecosistema. Esto no limita la inmensa cantidad de aplicaciones (más de un millón a la fecha) que los usuarios pueden acceder. El Apple AppStore es una de las tiendas de contenido más importantes de la actualidad, pero sí está limitada la capacidad que tienen las Apps. El sistema iOS hace disponibles para los desarrolladores de programas una serie de instrucciones conocidas como API, básicamente son el equivalente a “órdenes” que la app puede darle al dispositivo para que el software interactúe con el usuario. Esto es lo que propicia que disfrutemos de apps como Facebook, WhatsApp, Twitter y tantas otras.

El iPhone tiene millones de apps disponibles y podemos dedicar una vida a probarlas todas, no nos perderemos de nada al tener uno de estos equipos, pero iOS, que nuevamente es una plataforma cerrada, nos quita ciertas capacidades que están limitadas intencionalmente. ¿Cuáles? Poder conectar el aparato a una PC y explorar todos los archivos que contiene (sólo se puede explorar la cámara actualmente). Poder compartir un archivo por Bluetooth con otro dispositivo que no use iOS. Poder cambiar la apariencia del sistema operativo por otra que nos guste más. Poder reemplazar las aplicaciones de fábrica por las que queramos (como la app de SMS o la de llamadas telefónicas). Tampoco podemos reemplazar el navegador de Internet del equipo (podemos instalar otros, como Chrome, pero el sistema siempre utilizará Safari, que es el incluido en el iPhone).

¿Por qué existen estas limitaciones? Porque Apple busca darle a sus clientes una experiencia coherente entre sus sistemas y equipos. Siempre que compremos los productos de la misma marca veremos que todo “se maneja igual”. Al mismo tiempo como la empresa controla un montón de aspectos técnicos del sistema (muchos) puede garantizar (casi siempre) que las cosas funcionan de una determinada manera, pudiendo guiar a sus clientes en como trabaja el producto y porqué es “mejor así”. Este obsesivo control sobre cada cosa que sucede en iOS es lo que Apple publicita como “simplemente funciona” (ya que puede asegurarse que la gente va a usar el aparato como ellos consideran que es mejor para el buen funcionamiento del producto). Adicionalmente todos los años cuando sale una nueva versión de iOS (este 2015 estamos en la 9.0) Apple entrega en simultáneo el mismo día en todo el mundo la actualización a todos los dispositivos compatibles y trata de que la mayoría tenga la versión más reciente posible (incluso equipos con más de 4 años de antigüedad). ¿Por qué? Porque mientras más clientes tengan el último sistema más clientes podrán acceder a los servicios y productos (como apps, libros, música y películas) que la compañía vende a través de sus tiendas.

[dt_[dt_gap height=”10" /]

Android

Android_6.0-enAndroid es el sistema operativo que Google desarrolló para los dispositivos de nuevas generaciones. A diferencia del caso anterior Google solo desarrolla el software y se lo da gratuitamente a todas las empresas que quieran implementarlo. Incluso es de código abierto, por lo que cada fabricante puede cambiar Android a su gusto. ¿Por qué Google le dá su sistema gratis a cualquiera? ¿Qué gana? Gana en que los millones de usuarios que compran teléfonos con Android van a (probablemente) utilizar los servicios de Google, los cuales le significarán miles de millones de dólares a la compañía. Cada teléfono con Android tiene incluido Gmail, Google Mapas, Google Keep, Chrome, Hangouts y otras apps que son propias de este fabricante.

Al ser un sistema completamente abierto los usuarios tienen la libertad de cambiar un montón de cosas, como la apariencia de los gráficos, la disposición y colores de los menús, el tamaño de los íconos, que aplicación es la predeterminada para hacer llamadas o mandar mensajes, cual es nuestro navegador de Internet preferido y otro centenar de cosas. Desde mandar archivos por Bluetooth hasta controlar el teléfono desde un navegador en una PC. Al mismo tiempo hay aplicaciones que son más capaces de lo que serían en una plataforma como la del iPhone, por ejemplo una de mis favoritas es WiFi Analyzer que escanea las redes inalámbricas y nos dice cuales son los canales más libres para mejores y más rápidas conexiones. En iOS las App no tienen una API (orden) que les permita hacer esto.

Pero toda esta libertad también tiene un precio, los usuarios pueden instalar aplicaciones que no provengan de la tienda de contenidos oficiales de Google (o sea, que si una página de internet te propone instalar algo, siguiendo los pasos correctos vos podrías lograrlo), pueden cambiar configuraciones avanzadas del aparato que podrían inutilizar al sistema y no siempre tendrán la última versión de Android (que por lo general es la que tiene los últimos parches de seguridad). ¿Por qué no siempre tendremos la última versión? Porque como el sistema es abierto cuando Google le entrega “la versión más nueva” a empresas como Samsung, Motorola, LG y otros, es responsabilidad de esos fabricantes hacer las modificaciones necesarias para que Android se ejecute y trabaje correctamente en los smartphones que estos fabricantes comercializan. Lo más común es que por ejemplo el teléfono más caro y nuevo de Samsung obtenga la versión nueva de Android pero no sea el caso para los modelos más viejos. Esto causa que los clientes muchas veces se queden con una versión antigua y no obtengan actualizaciones.

[dt_ga[dt_gap height=”10" /]h3>¿Y en qué quedamos entonces?

Quedamos en que ambos sistemas operativos son muy buenos, y tienen mayormente las mismas funcionalidades, al menos las que los clientes regulares pueden percibir. Por dentro retienen grandes diferencias, algunas son provechosas y otras pueden significar un problema. Todo se reduce al uso que el usuario haga de la herramienta.

Es una realidad que un usuario sin conocimientos puede hacer “más macana” desde Android ya que va a poder instalar cosas sin saber exactamente que hacen, pero también se va a perder de algunas capacidades geniales que tienen estos equipos. En el iPhone las apps están más “encerradas” y las actualizaciones son más frecuentes, pero ningún sistema es infalible, cuando usamos el navegador de Internet en iOS también podemos encontrarnos con sitios web maliciosos que intenten atacar al dispositivo y obtener datos, o engañarnos para que los brindemos (como el usuario y clave por ejemplo).

Comentarios

comentarios

Related Posts

android
5 juegos de Android inspirados en tus películas favoritas
Te traemos las 5 mejores apps para que te disfraces en este Halloween
¿Cómo protegerte del fallo en las redes WiFi?
instagram stories
Subir fotos a Instagram desde tu PC nunca fue tan fácil
WhatsApp Android
Aprende a migrar chats de WhatsApp al cambiar de móvil
YouTube para Android ahora permite emitir en directo a cualquier usuario