10 cosas que no podés hacer en el iPhone más caro y sí en el Android más barato

nada

Él no está muy al tanto de las novedades tecnológicas, tampoco sabe nada de “cuatro núcleos”, “ram” y pantallas “oled”. Tampoco está al corriente de eso que suena a posición política, pero que en realidad es el nombre de un cristal: “Gorilla glass”. Por eso, porque no sabe ni tiene tiempo para “matchear” especificaciones técnicas, pero quería darse un gusto, se compró un iPhone. Se dice que es lo mejor que hay. Por lo tanto, ahorró, consiguió 600 dólares, y se metió al bolsillo un coqueto móvil de aluminio. Y de 128gb de almacenamiento en su disco, para poder tener allí un backup de todos sus archivos de la PC. Es más, cuenta con unos originales EarPods (auriculares, pero con nombre copado), entonces podría darse el gusto de escuchar radio en la mañana en alta definición, y después, en el trabajo, disfrutar de una gran pantalla para ver los video MKV que se bajó durante todo este tiempo… “¿Cómo, cómo que no puedo hacer nada de eso? ¡Si lo hacía en mi Android de $2000?”

Aquí un simpático listado de todas esas “privaciones” que asumen los usuarios de los teléfonos Apple, con una salvedad… El iPhone ofrece intangibles que los “fanboys” (probablemente yo sea uno) de la fruta mordida  valoran mucho más que estas diez características nombradas varios scrolls más abajo. Así es, el de la manzanita cuenta con una gran cantidad de aplicaciones disponibles de máxima calidad, una inmejorable experiencia para el usuario y una estabilidad única. Pero no nos distraigamos en alegatos de un fanático, y analicemos las curiosas carencias de uno de los smartphones más caros del mundo.

 

FM en tu Android

FM en tu Android

1. Escuchar radio

A pesar de que el iPod más económico sí permite escuchar radio, nunca fue una opción válida en el iPhone. De hecho, en la época del primer iPhone o del iPhone 3G (2007-2008) este tópico ocupaba algunas líneas en los listados de quejas de los foros oficiales,pero con el tiempo, la “presión popular” fue cediendo.

Quizá el boom de los Podcasts (especie de radio bajo demanda) o la masificación a nivel mundial de las conexiones móviles para escuchar radio on line fueron apagando el deseo de contar con un viejo sintonizador FM (que no necesitase internet) en el coqueto móvil de 600 dólares. Algo que la mayoría de los móviles de otras marcas, incluso los más básicos, cuentan desde el día uno.

 

2. Cambiar el aspecto de los iconos.

Fue una moda que se impuso en la época del Windows 95: bajarse “temas” y convertir el escritorio en la Baticueva, Springfield o Hello Kitty. Iconitos, wallpaper y puntero de mouse todo haciendo juego. Un horrible juego, pero bueh. En el mundo minimalista creado por el señor de las poleras negras todo es diferente: sólo se puede cambiar el fondo de pantalla, y gracias en el iPhone. Recordemos que la filosofía es: “nosotros, los dueños del imperio de la Manzana te prometemos que tu experiencia va a ser excelente. Pero vas a usar el móvil como yo te diga. Y como yo quiero que se vea”.

La personalización del entorno es mínima en iOS, mientras que en Android tenés la libertad para convertir tu smartphone en ¡la cosa más fea del mundo!

IMG_2015-11-21 19:37:53

3. Usar movil como pendrive

En iOS no es tan sencillo como enchufar el celular a la PC y arrastrar los archivos de un aparato al otro. En todo caso hay que valerse del programa iTunes en la compu, y alguna aplicación como Phone Drive o el excelente Documents 5 para hacer el traspaso siempre via wifi o el cable lightning. ¿Pero si no tengo una conexión wifi disponible? ¿Si estoy en un lugar donde no puedo instalar iTunes? Toda una incomodidad, este del jardín vallado, que se debe a… (ver el siguiente punto)

 

4. Navegar por mis archivos dentro del móvil

Toda una incomodidad -decíamos-, este del jardín vallado, que se debe a… que el sistema operativo iOS no quiere que pensés como lo hacías en la época de la PC. Es decir, quiere que te olvides de los archivos. Steve Jobs decía que así como en Outlook nadie piensa en archivos a la hora de administrar los mails, en los móviles de la manzana, las carpetas y los “files” siempre han estado “escondidos”, con las ventajas y problemas que esto puede generar. Aquel documento que se hace en un programa de edición de textos, queda siempre disponible allí, y si se envía a otra aplicación (por ejemplo para convertirla a PDF) éste directamente se duplica y modifica, sin que el usuario sepa exactamente dónde está guardado ese archivo.

Por eso, en iOS no hay navegador de archivos a la vieja usanza, como sí brillan en Windows o en Android. Recién en los últimos meses, los muchachos de Cupertino sumaron la app iCloud Drive que -por primera vez- deja visualizar los archivos, pero sólo los de la nube. Una especie de Dropbox más que de Explorador de Archivos.

5. Compartir música

Tan simple como tomar un mp3 de donde sea y trasladarlo a la carpeta Música de Android. Eso es lo que Apple siempre quiso evitar. Todos los caminos de esta última plataforma siempre fueron en el sentido de encerrarte, y que, si querías música, finalmente pasaras por iTunes y dejaras allí un dólar por canción. Por lo tanto, compartir los discos del iPhone siempre fue un incordio. Aunque hay maneras de hacerlas (con aplicaciones de automatización como Workflow), no es para nada fácil rescatar un tema de nuestra biblioteca popular y regalársela a alguien en formato mp3. Porque regalar o compartir no son palabras con buena reputación en el entorno Apple.

IMG_2015-11-21 19:38:24

6. Poner el ringtone que se me antoja

Esto también es muy 2005. Queríamos mostrarle al mundo lo cool que éramos, y no se nos ocurría nada mejor que poner el volumen muy alto y desear que alguien nos llamase, para que sonara ese tema de The Cure o Britney Spears (dependiendo del propietario del Motorola Rzr, Nokia 5800 o similar). Y si éramos muy pero muy vivos, allí teníamos ese tema bizarro de Brigada A o de Lobo del Aire, como ringtone.

Aunque la moda terminó, las ganas de Apple de vender los tonos de llamada todavía no. Y te los ofrecen a dolarcito cada uno, en la tienda Música. Sí, ya sé, hay maneras de editar un tema musical y tirarlo en iTunes, en la computadora, para poder zafar de pagar… Pero nada tan fácil como en Android, donde es solo cuestión de elegir la canción y punto.

7.  Bajar aplicaciones más allá de la App Store

En Apple, la única fuente de donde descargar aplicaciones es la AppStore. Mientras que Google Play, en Android, es el lugar fundamental para hacerlo, pero no el único. Quizá esta supuesta carencia es la que ha hecho de la tienda de la manzana una verdadera industria y una salida laboral real para millones de desarrolladores. Hoy por hoy, programar juegos y programas para el iPhone sigue siendo la opción número 1 para la comunidad de creadores de software, a pesar de que éstos móviles representan solo el 14% de toda la plaza de smartphones en el mundo. También es cierto que la “piratería” (odio usar esa palabra) está completamente controlada en iOS… mientras que en Android…

 

8. Descargar juegos o programas “truchos” sin pagar un centavo

Para nada recomendable, pero es una realidad. Como decíamos en el punto anterior, es uno de los aspectos que más desalienta a los desarrolladores de software, en la idea de zambullirse en la plataforma Android. Aparte, ¡hay que ser un tanto miserable! La mayoría de las aplicaciones oficiales cuestan un dólar. Mucho menos que un café en el centro.

 

 

9. Directamente cambiar de sistema operativo.

No es precisamente un caso para el señor que nos sirvió de ejemplo en el comienzo de este artículo, pero con un poco de maña, y video tutoriales de YouTube mediante, los usuarios de Android pueden “rootear” su teléfono y, de esta manera, cambiarle la ROM, de tal forma de disfrutar en un teléfono genérico, por ejemplo, del bello sistema operativo de los Xiaomi (Miui). O sacarse de encima un entorno pesado (como el que soportaban los viejos Samsung Galaxy) e instalarle un Android puro.

 

 

IMG_2015-11-21 19:37:24

10. ¡Esperá! Eran mucho más que diez…

 

Descargar torrents, compartir los libros, grabar las llamadas telefónicas, definir diferentes usuarios para un mismo aparato, setear las características del móvil de acuerdo al lugar en el que nos encontremos, y un largo etcétera que han compartido a Android en un rival de peso para cualquier competidor. Incluido Apple.

Pero lo cierto es que esta historia podría terminar perfectamente con el señor del ejemplo de arriba dándose cuenta de que la mayoría de estas “ventajas” no eran tan necesarias como pensaba… Y que ahora era feliz usando un entorno acolchonado como el de iOS, muy efectivo en las supuestas “pocas” cosas que sí puede hacer, donde todo parece encajar como la seda… Se los dije, soy un maldito fan de Apple.

Comentarios

comentarios

Related Posts

Aprende a bloquear el contenido para adultos en los dispositivos de los niños
android
5 juegos de Android inspirados en tus películas favoritas
Te traemos las 5 mejores apps para que te disfraces en este Halloween
¿Cómo protegerte del fallo en las redes WiFi?
instagram stories
Subir fotos a Instagram desde tu PC nunca fue tan fácil
calendarios Android
5 calendarios mejores que Google Calendar